Vive el Miércoles Santo

Hoy os compartimos que podéis seguir las celebraciones del Miércoles Santo en la parroquia de los Cuatro Evangelistas. Tendréis la posibilidad de seguir dos: la primera, a las 13:30 horas en la Capilla de Santa Marta y, la siguiente, a las 18:00 horas en la Iglesia de San Lucas a través del perfil de «Vaya usted con Dios» en Facebook.

El reto para los scouts que os traemos hoy es dedicar un ratito de oración con Jesús. Él siempre está a nuestra espera, no se va…vayamos hoy a su encuentro.

Ahora os compartimos las Lecturas del día:

1ª Lectura: Isaías 50, 4-9ª

Salmo: 69 (68), 8-10; 21-22; 31; 33-34

Evangelio: Mateo 26, 14-25

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?». Ellos se ajustaron con él en treinta monedas de plata. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.

El primer día de los Ácimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?». Él contestó: «ld a la ciudad, a casa de quien vosotros sabéis y decidle: “El Maestro dice: mi hora está cerca; voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos”». Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua.

Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo: «En verdad os digo que uno de vosotros me va a entregar». Ellos, muy entristecidos, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?». Él respondió: «El que ha metido conmigo la mano en la
fuente, ese me va a entregar. El Hijo del hombre se va como está escrito de él; pero, ¡ay de aquel por quién el Hijo del hombre es entregado!, más le valdría a ese hombre no haber nacido». Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?» Él respondió: «Tú lo has dicho».

Palabra del Señor

Reflexión del Evangelio:

La Palabra de Dios nos propone hoy algo bastante difícil de comprender. El misterio de por qué Jesús, siendo verdadero Dios, cuenta con el que lo terminará entregando es algo que hace pensar muchísimo. Mientras podemos caer en la tentación de decir: «si Jesús sabía lo que Judas haría, no somos libres, todo está ya determinado»; sin embargo, podemos verlo de este otro punto de vista:» tanto nos ama Dios que, a pesar de que conoce todo sobre nosotros, nos da la oportunidad de escogerlo a él». En nuestra libertad está el acercarse o separarse de Dios. Nunca nos sentimos obligados a permanecer con Jesús; no obstante, Él sí quiere que permanezcamos. Él busca celebrar la Pascua con nosotros. Aunque estemos en casa, con una situación más o menos difícil… Él permanece y desea que nos sentemos con Él a la mesa.

Nosotros, scout, podemos aprender de esta Palabra dos cosas (muchas más, evidentemente, pero digamos dos…). Por un lado, ¡SIEMPRE LISTOS! Los discípulos obedecen rápidamente a Jesús y se ponen en camino… a realizar lo que les pide. Por otro lado, repasemos las tres virtudes scout: lealtad, abnegación y pureza. Lealtad a Jesús, por ser la Fe una opción de nuestro Movimiento. Abnegación, no ponernos nosotros primero, sino dejar que el hermano vaya delante y yo le sirva. Pureza, tengamos un corazón limpio con nuestros compañeros, niños, responsables… y sepamos preguntar cuando nos equivocamos: «¿Soy yo?».

Autor entrada: B. Páramo

Deja una respuesta